Cargando

Escribe para buscar

13 Claves para elegir canguro: ¿Dónde está Mary Poppins?

13 Claves para elegir canguro: ¿Dónde está Mary Poppins?

Compartir

Canguro, niñera, cuidadora, babysitter, todos estos nombres designan a una persona importantísima en la vida de una familia, pero que no es fácil de encontrar porque entran en juego muchos factores. ¿Cómo encontrar la idónea para mis hijos? Aquí te dejo 13 claves para empezar a buscar.

A veces vemos esto de dejar a los niños como si fuera un lujo, e incluso nos podemos sentir culpables por dejarlos con alguien.

Todo lo contrario. Piénsalo: los dejamos para ir a trabajar, ¿pero para salir con tu cónyuge no? Pues lo de verdad importante es lo segundo, porque en realidad lo que vosotros, lo que vuestros hijos necesitan es ver que os queréis y que salís juntos. No hace falta que sea mucho rato, pero juntos, y solos. ¡¡Ojo, también para ir juntos con amigos!! (pero, sobre todo, solos). Además, no los vas a dejar con cualquiera.

Los niños ven que lo primero para papá es mamá y lo primero para mamá es papá, que ellos no son el centro.

Y para asistir juntos y tranquilos a una reunión en el cole, o irte a Oriente sola a hacer esos encargos que hay que hacer, también.

Una buena canguro es fundamental. A lo mejor nunca te ha hecho falta antes porque los abuelos os han echado una mano (¡¡Vivan los abuelos!!), o tu tía o tu sobrino (¡¡Vivan las tías y los sobrinos!!).

Dejar a los niños con alguien distinto tiene ventajas también.

A tus hijos les das un poco de autonomía, es decir, salen del círculo de papá y mamá. Aprender a ver que la autoridad la tiene a quien los papás se la dan. Por eso han de obedecer a personas que no son necesariamente los abuelos o familiares, y a los críos les puede resultar más fácil con alguien ajeno a quien no pueden chantajear afectivamente.

A nosotros también nos da más libertad de entrar y salir sin dar explicaciones porque a veces es inevitable oír comentarios como: ¿»esta semana no habéis salido ya dos veces?», también te deja libre de deudas afectivas. (Que me perdonen las abuelas).

En busca de Mary Poppins: La canguro perfecta.

silueta Mary Poppins - 13 Claves para elegir canguro: ¿Dónde está Mary Poppins?1. Lo primero, cada familia es única y cada una tiene unas necesidades, por lo que aunque hay cosas que buscaremos todas, cada una sabrá por qué esa cuidadora sí o porqué no.

2. En función del número de hijos, de las edades, de cómo son hijos (nosotros teníamos una que tuvo muchísimos cólicos de lactante, así que como lloraba mucho hacia la noche, cuando salíamos a partir de las 9 de la noche, la cuidadora era una niña que tenía muchísima paciencia y no se sofocaba porque tuviera que 6. tener al bebé en brazos mucho rato, por contar un caso).

3. Elegir chico o chica puede depender también de si tienes chicos o chicas. Mi amiga Clara tiene dos hijos y llama a mi hijo Jordi para cuidarlos porque se los maneja divinamente, hablan de fútbol, juegan al Fifa, y, sobre todo, le hacen caso, quieren que vuelva y los papás se van tranquilos.

4. Si hay bebés, a lo mejor prefieres una chica, o no, porque yo he tenido de todo y teníamos dos cuidadores (a cuyas bodas tuvimos el gozo de asistir hace no mucho) que los dormían a la primera.

5. Fundamental que sean de confianza.

6. Seguro que hijos mayores de mamás del cole, o hijos de amigos vuestros, de alguien conocido. Sinceramente, si no tienen referencias de alguien yo no los cojo. No me fío de los carteles.

7. Que los niños quieran quedarse con el canguro es el termómetro perfecto. Escucha a tus hijos. Nosotros tuvimos una cuidadora que era muy gritona, pero, aunque yo nunca la oí gritar, me fie de lo que me dijeron los niños y no volví a llamarla. Lo ideal es que tengas por lo menos dos personas a las que poder recurrir por aquello de «no poner todos los huevos en la misma cesta», y no dependas totalmente de su disponibilidad.

8. Tiene más autoridad quien más ama. que el canguro quiera a los niños le da una autoridad (y a ti una tranquilidad) enorme.

9. Piensa que será un modelo para tus hijos, por eso su imagen también es importante. Que cuadre con vuestra forma de ver la vida, porque si los críos le hacen preguntas, que se las hacen, que sepas que va a responder en sintonía con vosotros.

10. Si tienes hijos adolescentes, mira a ver, pero te recomiendo que pongas una cuidadora mayor. Por dos razones entre otras, y es que, si le contesta mal, la persona adulta tiene más herramientas para torear, y la segunda, es que es un trabajo, no una cita.

11. No tengas miedo en dar las instrucciones que creas oportunas, sin complejos. Si la cuidadora te «juzga», fuera.

No pasa nada porque cuando venga se encargue de dar la cena o de ducharlos, tampoco te sientas mal porque no dejas todo perfecto. Si viene es para que vosotros podáis ir más relajados. Incluso si es por la mañana o por la tarde a buena hora, se los puede llevar al parque. ¿Por qué no?

Lo bueno de la ayuda mercenaria (la que viene por dinero) es eso, que tú mandas, que no hay deudas afectivas con nadie, con lo que eres libre.

12. Antes de decir un precio, investiga un poco, porque si le pagas mucho, dejarás de llamarla, porque la noche te sale la torta un pan, y si le pagas poco, no irá a gusto y en poco tiempo te quedarás sin canguro. Establece un precio justo, o bien por horas o bien tanto por noche. Mira a ver, y habladlo con el canguro. Que no haya malos rollos con el dinero que es un tostón.

13. Cuando vienen por la noche, luego los llevamos a casa o les pagamos el taxi. Si es de día, se van por sus propios medios.

En fin, que esto de encontrar a la cuidadora perfecta tiene su ciencia, pero ánimo, que vale la pena.

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: